Articles Comments

Contador Público Darío Aurelio Abilleira Álvarez » JEFES y MANDOS MEDIOS » Mandos Medios, son los articuladores de plasmar los objetivos de las empresas. Deben tener capacidad de gestionar persona, gran capacidad de convencimiento y estar RESPALDADOS por sus superiores.

Mandos Medios, son los articuladores de plasmar los objetivos de las empresas. Deben tener capacidad de gestionar persona, gran capacidad de convencimiento y estar RESPALDADOS por sus superiores.

La difícil misión de ser el eslabón del medio

Tienen la compleja tarea de estar entre los empleados y la gerencia a la que reportan. Las empresas invierten cada vez más en su formación como líderes

Laura Lomando @lauralomando – 05.09.2012 – del diario El Observador

http://www.elobservador.com.uy/noticia/231814/la-dificil-mision-de-ser-el-eslabon-del-medio/

Es el tipo al que más le piden de todos lados”. Con esa frase define a los mandos medios de las empresas, la gerente de RRHH de Roullier Latino y socia directora de PeopleTech, Beatriz Martínez.

Es que los mandos medios son quienes están entre las posiciones gerenciales a las que reportan y el personal que tienen a cargo. Y dentro de este cargo hay dos categorías: los gerentes operativos que reportan a un gerente general y tienen jefes y empleados a cargo, y un escalón más abajo los jefes que reportan a una gerencia operativa (que puede ser de Finanzas, Marketing, Producción) y que están en contacto directo con los empleados.

Para este informe Café & Negocios se va a centrar en  jefes, supervisores o responsables de área, que reportan a una gerencia operativa.

Los expertos de RRHH consultados afirman que, si bien el hecho de estar históricamente en el “medio” ha hecho que a los jefes directos se los pierda un poco de vista, cada vez más las empresas uruguayas van entendiendo que son un eslabón fundamental en la organización.

Cualidades de líder 

Martínez explicó que el gran reto de los mandos medios es que tienen que gerenciar a su personal recibiendo una estrategia que pueden discutirla una vez al año, pero de la que no participan todos los días. “Y tienen que hacer que esa decisión baje como si fuera de ellos”, dijo.

Por este motivo una de las principales habilidades que debe tener un buen mando es la capacidad de gestionar personas.  Según la experta, debe tener una gran habilidad para comunicarse, escuchar y al mismo tiempo una gran capacidad de convencimiento para trasmitir a su equipo la estrategia, y hacerla cumplir, aun en la discrepancia
“Uno no puede decirle al equipo que no está de acuerdo pero la gerencia lo pide. Es lo peor que puede pasar”, afirmó Martínez. 

Advirtió que las jefaturas en una organización son claves para mantener un buen equipo de trabajo a lo largo del tiempo. “Las personas no abandonan las empresas, abandonan a sus jefes. Si una persona se va es porque hay algo que su jefe inmediato no pudo satisfacer”, precisó. 

Por su parte, el gerente sénior de Estrategia y Capital Humano de CPA Ferrere, Gonzalo Icasurriaga, dijo a C&N que es indispensable que el mando “sepa realmente lo que está supervisando” y que sea capaz de mantener motivado al equipo, especialmente en las empresas donde suele haber un alto nivel de rotación. Icasurriaga advirtió que es muy importante que la organización se ocupe de fortalecer a sus mandos medios ya que “cuanto más sólido es tu mando medio, menores son los riesgos que va tener que estar gestionando el gerente”. 

Lo mismo opina la country manager del instituto especializado en clima laboral Great Place to Work (GPTW), Fedra Feola. 
La ejecutiva advirtió que cada vez más las empresas uruguayas se preocupan por fortalecer a sus mandos medios porque “empezaron a ver que es ahí donde se les filtra para bien o para mal la cultura de la organización”. “Muchas veces encontramos que el escalón estratégico para poder gestionar mejor está en los mandos medios”, agregó.

En tanto, para Luis Martínez, socio internacional de la consultora Mazars Uruguay, lo más difícil de ser mando medio es “hacer el clic”, porque no todas las personas hacen una evolución y logran dejar de ser empleado para pasar a cumplir el rol de jefe. Afirmó que en este caso “la actitud empieza a valer más que la aptitud”. 

Acelerar el aprendizaje

Los expertos en RRHH consultados por C&N señalaron que una persona puede ser un excelente empleado pero eso no garantiza que sea un buen jefe. 

Feola, de GPTW, afirmó que muchas veces los gerentes tienen altas expectativas sobre el resultado de la gestión de los mandos medios, pero sin haberlos preparado para cumplir ese rol. 

Martínez lo resumió de la siguiente manera: “Ser mando medio es como ser padre, nadie te avisa qué tenés que hacer. Lo vas aprendiendo sobre la práctica”. 

Sin embargo, ambas expertas coinciden en que hoy las empresas están dispuestas a pagar una capacitación para los mandos medios porque entienden que es una manera de acelerar su aprendizaje. Y esto, dicen,  constituye un gran avance, ya que hasta hace poco tiempo la capacitación solo estaba pensada para los gerentes.

En este sentido, Icasurriaga, de CPA Ferrere, subrayó que lo mejor es contratar un curso a medida y hacerlo dentro de la compañía, ya que mandar a los jefes a formarse afuera y aisladamente pocas veces funciona.“El verdadero cambio se logra cuando a todos los mandos medios les armás un programa a medida de lo que la empresa necesita”, precisó.

Para Feola, de GPTW, la clave para fortalecer a los mandos medios es, más allá de su condición de jefe, no dejar de mirarlo como “empleado” y analizar cómo es su vínculo con el gerente y si realmente está respaldado

Indicó que actualmente en Uruguay es cada vez más común “encontrar mandos medios de 23 años, por ejemplo, que no tienen mucha experiencia y que son jefes en su primera o segunda experiencia laboral” y que necesitan respaldo y seguimiento en su desempeño diario.

Martínez, de Mazars MMA, discrepa con sus colegas. El ejecutivo advierte que en las multinacionales la capacitación y las características que debe reunir un mando medio “están muy claras”. Sin embargo, según su experiencia, en las empresas uruguayas esto todavía es una cuenta pendiente. “Acá corre la antigüedad, la intuición y hasta un título universitario, lo cual no es garantía de nada” para ser un buen jefe o buen líder, sentenció. 

Desafíos a futuro 

Según Martínez, de People Tech y Roullier Latino, uno de los principales desafíos de las empresas uruguayas es involucrar más a los mandos medios en el negocio, dado que históricamente se han caracterizado por ser meros ejecutores. 

La idea es generar en los empleados la posibilidad de aportar desde otro lugar. “Porque esto es en cascada. Si el de arriba lo único que hace es bajar órdenes, el empleado no va a aportar, no va a crecer el equipo y por lo tanto no va a crecer la organización”, analizó. Para Icasurriaga, de CPA Ferrere, el principal desafío de la alta gerencia es buscar mecanismos para estar más cerca de los mandos medios y una forma de hacerlo es invertir en su formación.

Indicó que en el modelo de crecimiento de una organización que “el jefe venga de abajo” es una buena señal porque “trasmite al resto de la empresa que hay posibilidad de crecer” y hacer carrera en esa compañía. 

LOS PROTAGONISTAS

Sylvana García
Encargada comercial/Fucac

El desafío de gerenciar al personal 

Entró a Fucac hace ocho años como auxiliar en el área comercial y desde 2008, tras ganar un concurso interno, es encargada comercial. Sylvana García tiene 32 años,  es licenciada en administración de empresas de la ORT y recientemente participó de una capacitación que brindó Fucac a sus mandos medios. Aseguró que lo más importante “es lograr la motivación de las personas”, pero reconoció que lo más difícil de su cargo es gerenciar al equipo. “Acá son todas chicas jóvenes”, lo que hace que el desafío sea permanente, apuntó.  

Gerardo García
Jefe de sistemas /Edenred

La gestión como tarea principal

Estudió Ingeniería de Sistemas en la ORT y, con 29 años, hace un año y medio que se desempeña como jefe de Sistema de Edenred. García, cuya primera experiencia como jefe es en Edenred,  indicó que lo más importante de su rol de mando medio es “interactuar con el equipo”, teniendo en cuenta “sus necesidades”. Aseguró que su principal aprendizaje en esa posición fue la importancia de planificar y organizar la gestión de su área para cumplir con los objetivos que se plantea la compañía anualmente. 

Estela Nova 
Supervisora de ventas/ Margara Shaw 

Estar abierto a aprender todo  el tiempo

Hace más de un año que supervisa las ventas de la marca. El foco de su gestión está puesto en las asesoras de venta que tiene Margara Shaw en sus locales, con quienes tiene “una excelente relación laboral” que el cliente termina notando. Nova, quien ha realizado varias capacitaciones por cuenta de la empresa, aseguró que la clave de ser un buen mando medio es estar abierto a “aprender cosas nuevas todo el tiempo”, con el equipo de trabajo. 

Los mandos medios: la “bisagra” en las empresas

Federico Kuzel – Gerente de Consultoría en Recursos Humanos de KPMG

Los mandos medios son el corazón de la empresa, los que deben captar la estrategia y contribuir a su implementación, la “bisagra” de las empresas. Es por eso que hay que considerar el impacto que tiene este grupo en el negocio y la gestión de personas.

Es fundamental que las competencias para estos cargos estén claramente definidas ya que pasar de “gestionarse a sí mismo” a gestionar a otros, implica un “giro”, que la organización debe acompañar. 

Cuando se pasa a este nivel, las prioridades pasan a ser otras y el cambio obliga a desarrollar nuevas competencias, utilizar el tiempo de manera diferente y modificar los focos de atención.

Sin embargo, en muchas organizaciones se deja que los jefes desarrollen las competencias como puedan. Es verdad que no existe ni curso ni libro que lo enseñe, pero sí se pueden ahorrar muchos dolores de cabeza y gastos innecesarios cuando la transición está gestionada adecuadamente.

La capacidad de liderar equipos, de motivar a otros a obtener resultados, de comprometer a otros a través de la comunicación es fundamental en los mandos medios y todo esto es el motor que mueve a las empresas. 

La  utilización del tiempo se vuelve fundamental, ya que la persona pasa a administrar el tiempo de sus colaboradores. Delegar es pensar a quién se lo voy a encargar, pero dejando tiempo para poder apoyar en ese proceso. Ser mando medio también implica cambiar el foco, es decir, levantar más la cabeza, estar atento a los otros y a sus interacciones.

Estas nuevas demandas implican comprender que la clave está en la gestión de las personas. Muchas veces escuchamos “yo no estudié pare esto”. Los mandos medios perciben que las preguntas de sus colaboradores les hacen perder el tiempo, sin embargo lo importante es entender por qué ahora lo necesitan tanto.

Para las empresas es fundamental reconocer la importancia de los mandos medios y el impacto que este grupo tiene en la puesta en funcionamiento de la estrategia a través de las personas.

…///

Written by

Contador Público, vivo en Montevideo - Uruguay.

Filed under: JEFES y MANDOS MEDIOS · Tags: ,

Leave a Reply

*