Articles Comments

Contador Público Darío Aurelio Abilleira Álvarez » LA SOCIEDAD y la COMIDA CHATARRA » ¿Impuestos a la Comida Chatarra en el Uruguay?, propongo que tendrían que existir y favorecer la comida sana.

¿Impuestos a la Comida Chatarra en el Uruguay?, propongo que tendrían que existir y favorecer la comida sana.

En los últimos años, la sociedad en su conjunto presenta una mayor sensibilidad a los temas ligados a la salud; es así como se ha legislado de distintos ángulos esta temática como ser la información en los empaques; las fechas de vencimientos y lo que más ha repercutido en nuestro Uruguay ha sido el ataque frontal al consumo del tabaco como al humo e inicialmente fue a su publicidad como también en mensajes en las cajillas de cigarrillos.

Una forma de atacarlo fue con medidas de prohibición de fumar en determinados lugares pero también se está usando los impuestos para desestimular su consumo.

La pregunta que uno se hace es porqué no se utiliza la misma agresividad a otros productos que también nos hacen mal y que hoy son más comunes a todos quizás porque comemos peor o porque determinadas obligaciones laborales como ser tener el carné de salud nos vamos enterando que no todo lo que comemos nos hace bien, y a eso se refuerza una mayor publicidad; una mayor exposición de los temas en los medios de comunicación y un abaratamiento en el acceso a la información como ha sido internet; nos sitúa en el medio de un auténtico flagelo y que aparentemente la sociedad en su conjunto no lo está viendo como algo malo.

Por ejemplo una conocida cadena de venta de hamburguesas, no sólo nos ha creado expléndidos lugares sino que hasta ha creado una tradición en los niños de hoy en que es un lugar casi obligatorio ir; luego tiene un día en que dona todo lo consumido en determinada hamburguesa y nadie ve que en realidad es como si una fábrica de cigarrillos un día donara para una institución sin fines de lucro todo lo que se consuma; que se enfoque en la lucha contra una enfermedad determinada todo lo recaudado; ¿no habría una contradicción?.

Pero no es sólo ese caso; sino también el consumo de embutidos y se asocia al deporte al igual que lo hacían los cigarrillos; o el consumo de margarinas con siluetas realmente saludables. Pero eso no se ve mal.

En los Colegios generalmente las Maestras luchan pidiendo a los padres que no se envíen para las meriendas comida chatarra pero luego en los cumpleaños o quioscos que estan incluso dentro de las mismas instituciones venden lo que solicitan que no se les manden; o se les prepara esas comidas como ser las papas fritas una vez a la semana.

Lo otro que llama la atención es ver cómo los Sindicatos no se ocupan de realmente las necesidades de los trabajadores y sólo piensan en temas políticos que no es su función, no son un poder paralelo pero aquí en Uruguay es incluso más importante ser dirigente Sindical que ser Legislador. Una de las necesidades es preocuparse por la alimentación de los trabajadores, y la alimentación no es sólo lo que se almuerza sino lo que se merienda, lo que se acompaña con el mate, el lugar en dónde se come, basta caminar al mediodía por los lugares de trabajo para ver los funcionarios comiendo en la vereda y la alimentación base es el pan con fiambres, o alfajores. Antes las empresas quisieron colaborar en la alimentación y resultó perverso porque luego fue consideraron salario lo recibido, y terminó en los famosos tickets que es ridículo, porque no se compra con ellos en los lugares cerca del trabajo, muchas veces no son aceptados, no se da el vuelto, a veces para determinadas personas es enorme la proporción que se le paga, totalmente ridículo pero en fin, se piensa que es algo bueno porque no se aporta al BPS, pero tampoco va para el aguinaldo, etc. 

Mi propuesta es que se pongan más impuestos a la Comida Chatarra, y que se abarate aquella que no sea, por ejemplo: ¿Porqué no se vende nada de pescado en esas grandes cadenas alimenticias?, ¿Porqué las ensaladas son más caras que una hamburguesa?, fomentemos que ya vengan prelavadas, fomentemos que sean más fáciles de preparar, que sean más ricas para su consumo, que lo que se vendan no sean galletitas hechas en base a margarinas, porqué si es tan mala la margarina el Ministerio de Salud no las retira?. 

Dejo planteada la inquietud.

 

Darío Abilleira

…///

http://www.elpais.com.uy/111112/pnacio-605870/sociedad/medidas-contra-el-colesterol-en-ninos/

…///

Comisión de Salud Pública
y Asistencia Social

Carpeta Nº 1061 de 2011
Repartido Nº 657
Agosto de 2011

 

ALIMENTACIÓN SALUDABLE EN LOS CENTROS DE ENSEÑANZA

 

Normas para su promoción


 

PROYECTO DE LEY

 

Artículo 1º. (Objeto).- La presente ley tiene por finalidad proteger la salud de la población infantil y adolescente que asiste a establecimientos escolares y liceales, públicos y privados, a través de la promoción de una alimentación saludable en el ámbito educativo como forma de contribuir, actuando sobre este factor de riesgo, en la prevención del sobrepeso y la obesidad, hipertensión arterial y así en las Enfermedades Crónicas No Trasmisibles vinculadas a los mismos.

Artículo 2º.- Son objetivos específicos de esta ley:

A) Ejecutar acciones tendientes a mejorar el estado nutricional de niños, niñas y adolescentes que asisten a centros educativos públicos y privados.
B) Promover hábitos alimentarios saludables en toda la población, iniciando en la infancia la educación pertinente.
C) Favorecer que los alumnos que concurren a estos establecimientos tengan la posibilidad de incorporar alimentos y bebidas nutritivamente adecuados, estableciendo que los mismos estén disponibles en cantinas y quioscos que se encuentren dentro de los locales educativos.
D) Incorporar alimentos aptos para celíacos como forma de promover la equidad también a este nivel.
E) Controlar que en estos centros no se priorice la venta de alimentos, productos alimentarios o bebidas que contengan azúcares simples, grasas saturadas o trans y sal agregada.

Artículo 3º.- El Ministerio de Salud Pública confeccionará un listado de alimentos saludables que contará con información destinada a la población de los centros educativos en forma general (alumnos, docentes, funcionarios no docentes y padres), estableciendo recomendaciones para una alimentación saludable en las diferentes etapas de la vida, como forma de promoción y prevención a toda la comunidad. Esta información estará visible en los centros educativos. Los puntos expendedores de alimentos en los locales de enseñanza deberán disponer de alimentos y bebidas contenidos en la referida lista.

Artículo 4º.- Se prohíbe la publicidad o promoción en los establecimientos educativos de aquellos alimentos, grupos de alimentos, productos alimentarios o bebidas que no estén incluidos en el listado mencionado en el artículo 3º de la presente ley y cuyo aporte principal esté constituido por un alto porcentaje de azúcares simples o grasas totales, grasas saturadas o sustancias denominadas trans.

Artículo 5º.- No se permitirán dentro del local escolar o liceal saleros visibles para los alumnos a fin de evitar el agregado de sal extra a los alimentos previamente preparados.

Artículo 6º.- El Ministerio de Salud Pública llevará adelante campañas de información destinadas a:

A) Educar a la población general en el conocimiento de las enfermedades crónicas no trasmisibles y los factores de riesgo que comienzan en la infancia.
B) Promocionar los hábitos de vida saludable dentro de los que la dieta sana tiene un rol fundamental.

 

 

Montevideo, 16 de agosto de 2011.

JAVIER GARCÍA
Representante por Montevideo

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

A fines del siglo XX y en lo que ha transcurrido del siglo XXI, hemos ingresado en la denominada “transición epidemiológica”, concepto que traduce el proceso de cambio en las condiciones de salud de las poblaciones en términos de discapacidad, enfermedad y muerte. Este proceso ha llevado a que las enfermedades crónicas no trasmisibles (ECNT) ocupen los primeros lugares como causas de morbimortalidad a nivel mundial. Aún mientras las enfermedades transmisibles y específicamente las emergentes y reemergentes como dengue, tuberculosis, hepatitis, infecciones nosocomiales y VIH siguen siendo un problema, las enfermedades crónicas, no vinculadas a agentes infecciosos, ganan posición en las estadísticas de muerte.

Las enfermedades que conforman este grupo, son consecuencia de una compleja interrelación de determinantes biológicos, estilos de vida, conductas no saludables y situaciones sociales, que constituyen verdaderos factores de riesgo, entendiendo como tales aquellas circunstancias que detectadas en una persona o grupo de personas, se asocian con un aumento de la probabilidad de desarrollar enfermedad.

Muchos de estos factores comienzan en la infancia y se mantienen a lo largo de toda la vida, excepto que las medidas de promoción y prevención logren modificarlos.

En el momento actual, estas enfermedades suponen el 43% de la carga mundial de morbilidad y en el año 2010 alcanzaron el 60%, siendo responsables del 73% de las muertes. Este incremento, se postula estaría vinculado a un aumento de las ECNT en los países en desarrollo.

Uruguay no está ajeno a esta situación y su perfil epidemiológico es semejante al de otros países, con una alta prevalencia de enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares, cáncer, diabetes mellitus, obesidad y enfermedades pulmonares crónicas.

Las ECNT son responsables del 70% de las muertes en nuestra población, ocupando el primer lugar las enfermedades cardiovasculares y en segundo lugar las neoplasias según datos del Ministerio de Salud Pública (MSP). Señalado el dramático impacto en vidas humanas, también deben señalarse otros. Estas enfermedades son determinantes de un alto costo para quien las padece, su familia y la sociedad, siendo responsables de significativas pérdidas económicas relacionadas con los costos directos de atención médica e indirectos derivados de la pérdida de productividad (ausentismo laboral). A esto se agregan las pensiones por invalidez, viudez, orfandad y los intangibles como el dolor, la depresión, entre otros.

En la evolución de estas enfermedades intervienen diversos factores de riesgo, la mayoría asociados con estilos de vida, hábitos y costumbres. La Organización Mundial de la Salud (OMS) menciona a diez de ellos como responsables de la tercera parte de la mortalidad mundial, factores que varían según la región. En el caso de Uruguay, los mismos son: alcohol, hipertensión arterial, tabaco, obesidad, hipercolesterolemia, sedentarismo y dieta inadecuada. La interacción entre varios de estos factores es habitual, aumentando el efecto aislado de cada uno. A su vez, un mismo factor puede ser común a varias ECNT. Éstos, preceden durante largo tiempo la instalación de la enfermedad y como tal son modificables. La vigilancia de estos factores es fundamental para conocer su magnitud, tendencia y evaluar el impacto que tienen los programas preventivos sobre ellos. Los de mayor peso son: consumo de tabaco, de alcohol, de drogas ilícitas, dieta inadecuada, sedentarismo, obesidad, hipertensión arterial, diabetes, hipercolesterolemia, los referentes a la imprudencia en el tránsito y la depresión que lleva al aumento de la tasa de suicidios.

En el 2010 la hipertensión y el consumo de tabaco encabezaron la lista de factores de riesgo de enfermedades crónicas en las Américas, mientras que el sobrepeso y la obesidad constituyen un problema creciente. No exageramos al afirmar que la obesidad se puede transformar en un serio problema de salud pública en Uruguay.

Las enfermedades crónicas no trasmisibles (ECNT) son un problema en crecimiento a nivel mundial. En Uruguay de acuerdo a los datos de la primera encuesta nacional de factores de riesgo para ECNT (2006), fueron responsables del 70% de las muertes en adultos, ocupando el primer lugar las enfermedades cardiovasculares.

La dieta no saludable, el sobrepeso/obesidad, la inactividad física y el hábito de fumar son junto a la predisposición genética factores de riesgo para contraer ECNT entre las que destacamos las cardiovasculares (en las que se incluye la HTA), la diabetes y el cáncer. Los tres primeros factores comienzan en la infancia y tienden a mantenerse a lo largo de la vida, excepto que las medidas de promoción y prevención lo eviten.

El presente proyecto de ley pretende promover una alimentación saludable y de buena calidad nutricional al alcance de todos los niños que concurren a centros educativos. Los niños se encuentran sometidos a una publicidad intensa sobre alimentos tipo snacks o con una alta carga de azúcares y grasas, sin que se adviertan, por obvias razones, las consecuencias en la salud de la ingesta habitual de estos alimentos. El Estado ha estado omiso en su parte en difundir y promover una alimentación buena y defender la salud de los niños a través de su alimentación, en un ámbito tan cotidiano como el de los centros educativos. Es también allí donde se contribuye a formar conductas que luego irradian hacia el resto de la sociedad en manos de quienes ejercen una notable tarea docente como son los propios niños y adolescentes. Prueba de ello es la lucha contra el tabaco que ha tenido y tiene en los más pequeños y jóvenes quizás los mejores y más efectivos protagonistas. Los artículos 1º y 2º detallan los objetivos generales y específicos de la norma, el 3º mandata al Ministerio de Salud Pública a confeccionar el listado de alimentos saludables, así como establecer recomendaciones de alimentación, con criterios también de involucramiento de la comunidad.

Por el artículo 4º se prohíbe dentro de los locales educativos publicidad y promociones de alimentos no saludables con las características que allí se definen y en el 5º se establece el criterio de prohibir la existencia de saleros visibles en los locales educativos para agregar sodio a los alimentos como forma de contribuir en la lucha contra otro factor de riesgo como la HTA. Y el artículo 6º encomienda al MSP a llevar adelante campañas de información en la prevención de las ECNT y de alimentación sana.

Este proyecto de ley es fruto de la iniciativa y el trabajo profesional de técnicos y académicos de distintas áreas con quienes hemos trabajado, especialmente del Centro de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Montevideo, e integrantes de la Sociedad Uruguaya de Pediatría y de su Comité de Nutrición, así como de la Academia Nacional de Medicina.

Montevideo, 16 de agosto de 2011.

JAVIER GARCÍA
Representante por Montevideo

Comisión de Salud Pública
y Asistencia Social

Carpeta Nº 2406 de 2013
Repartido Nº 1184
Julio de 2013

 

PROGRAMA NACIONAL DE PREVENCIÓN Y CONTROL
DE LOS TRASTORNOS ALIMENTARIOS

 

Creación


 

PROYECTO DE LEY

Artículo 1º.- Créase dentro de la órbita del Ministerio de Salud Pública, el Programa Nacional de Prevención y Control de los trastornos alimentarios (Obesidad, bulimia y anorexia).

Artículo 2º.- Será competencia de este Programa Nacional:

a) Instrumentar campañas informativas dirigidas a los trastornos alimentarios: características de los mismos y consecuencias, aspectos clínicos, nutricionales, psicológicos y sociales y de las formas apropiadas e inapropiadas de su tratamiento, derecho y promoción de la salud y derechos del consumidor.
b) Promover conductas nutricionales saludables.
c) Promover espacios de reflexión y educación para quienes padecen estas enfermedades.
d) Proponer acciones tendientes a eliminar la discriminación y la estigmatización en el ámbito laboral, educacional y/o social.
e) Desarrollar actividades de difusión, televisivas, radiales y gráficas, dirigidas a la población en general y a grupos de riesgo en particular, a fin de concientizar sobre los riesgos en la salud que ocasionan las dietas sin control médico y de instruir a la población sobre hábitos alimentarios y adecuados a cada etapa de crecimiento.

Artículo 3º.- El Ministerio de Salud Pública tendrá la autoridad para que la presente ley se aplique y coordinará acciones para llevarla adelante.

Artículo 4º.- Inclúyase a los trastornos alimentarios en el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS), o en el que, en el futuro, corresponda. Todas las prestadoras de servicios de salud ya sean públicas o privadas, deberán cubrir los trastornos alimentarios como una enfermedad.

Artículo 5º.- El Ministerio de Salud Pública en coordinación con el Ministerio de Educación y Cultura y con el Ministerio de Desarrollo Social deberá:

a) Incorporar prácticas alimentarias en el sistema educativo en todos sus niveles, de medidas que fomenten la actividad física y eviten el sedentarismo y la promoción de un ambiente escolar saludable.
b) Capacitar a educadores, trabajadores escolares, trabajadores de salud y demás operadores comunitarios a fin de formar agentes aptos para:
I) Contribuir a la capacitación, perfeccionamiento y actualización de conocimientos básicos sobre la problemática alimentaria.
II) Detectar adecuadamente las situaciones de vulnerabilidad y promover acciones y estrategias para abordarlas a través de una adecuada orientación.
III) Realizar talleres y reuniones para dar a conocer a los padres cuestiones relativas a la prevención de los trastornos alimentarios.

Artículo 6º.- El Ministerio de Salud Pública auspiciará actos, seminarios, talleres, conferencias y/o programas de difusión, que contribuyan al conocimiento de los problemas que traen aparejado los diferentes trastornos alimentarios, y las formas de prevención

Artículo 7º.- El Ministerio de Salud Pública, en coordinación con el Ministerio de Desarrollo Social, desarrollará estándares alimentarios para garantizar el buen funcionamiento de los comedores escolares.

Artículo 8º.- La autoridad de aplicación deberá tomar medidas a fin de que los anuncios publicitarios, y que los diseñadores de moda, no utilicen la extrema delgadez como símbolo de salud y/o belleza, y ofrezcan una imagen mas plural de los jóvenes.

Artículo 9º.- La publicidad y/o promoción, a través de cualquier medio de difusión, de alimentos con elevado contenido calórico y pobres en nutrientes esenciales, deberá contener la leyenda “El consumo excesivo es perjudicial para la salud”.

Artículo 10.- Quedan incorporadas en el Sistema Nacional Integrado de Salud, la cobertura del tratamiento integral de los trastornos alimentarios.

Artículo 11.- La cobertura que deberán brindar todos los prestadores de servicios de salud ya sean públicos o privados, incluirá todos los tratamientos médicos necesarios. Esto refiere a tratamientos nutricionales, psicológicos, clínicos, quirúrgicos, farmacológicos y todas las prácticas médicas necesarias para una atención multidisciplinaria e integral de las enfermedades.

Artículo 12.- Los proveedores de bienes o servicios con destino al público en general, no podrán negarse, ante el requerimiento de una persona obesa, a proporcionar el bien o servicio solicitado, en las condiciones que al respecto establezca el Poder Ejecutivo.

Artículo 13.- El Poder Ejecutivo, dispondrá las medidas necesarias a fin de que los establecimientos educacionales y sanitarios de su jurisdicción, cuenten con las comodidades y el equipamiento adecuado para el uso y asistencia de las personas que padecen obesidad.

Artículo 14.- Todos los prestadores de servicios de salud, tanto públicos como privados, deberán llevar un registro estadístico de pacientes con trastornos alimentarios y de las enfermedades crónicas relacionadas.

Artículo 15.- El Poder Ejecutivo dispondrá las medidas necesarias a fin de que los envases en que se comercializan productos comestibles destinados al consumo humano que contengan grasas “trans” lleven en letra y lugar visible la leyenda: “El consumo de grasa “trans” es perjudicial para la salud”.

Artículo 16.- Facúltese al Poder Ejecutivo a dictar las disposiciones de carácter sancionatorio ante el incumplimiento de la presente ley, teniendo en cuenta la gravedad de la falta y la reiteración de la misma.

Dichas sanciones se aplicarán sin perjuicio de la responsabilidad civil o penal que pudiere corresponder.

Montevideo, 2 de julio de 2013.

RICARDO PLANCHON GEYMONAT
Representante por Colonia

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

En el mundo se está viviendo una gran pandemia de sobrepeso y obesidad que ha traído aparejado a través de trastornos alimentarios el sobrepeso, el crecimiento de patologías complejas y graves como la resistencia a la insulina, la diabetes, la hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y cerebro vasculares, la hiper-lipidemia, la apnea del sueño, patologías óseo articulares y diferentes tipos de canceres, que han provocado que los costos de la atención sanitaria de distintos estados, haya crecido de tal manera y tal forma que algunos están a punto de colapsar. Estados Unidos es el país con mayores tasas de sobrepeso y obesidad mórbida del plantea seguido por México. En el Uruguay las cifras no son menores, el 50% de nuestra sociedad tiene algún grado de sobrepeso y el 11% padece de obesidad mórbida. La obesidad mórbida significa tener entre 40 y 45 kilos de más por el sobrepeso establecido en un índice de masa corporal saludable. El índice de masa corporal es la medida que relaciona el peso y la estatura de una persona para calcular justamente si tiene o no sobrepeso, se calcula mediante una fórmula sencilla que es dividiendo el peso entre la estatura al cuadrado.

Obesidad mórbida también es tener un Índice de Masa Corporal de más de 40 o personas con un Índice de Masa Corporal de 35 y diferentes patologías se encuentran en una situación muy riesgosa para su salud.

Creemos que el Estado uruguayo, tiene la obligación moral de encarar este tema en forma responsable y es por eso que este proyecto de ley plantea que el sistema del Fondo Nacional de Salud, reconozca a los trastornos alimentarios y a la obesidad como una enfermedad y no meramente como un tema estético. Mediante este proyecto de ley los centros asistenciales de salud que brindan servicios, públicos y privados, tendrán la obligación de ofrecer a sus pacientes todas las medidas para tratar esta patología. Además este proyecto pone en evidencia de que hay instituciones que no tienen, no solamente una atención integral del obeso, sino que además no cuentan con las comodidades y el equipamiento adecuado para estudiar y diagnosticar ciertas patologías, un ejemplo concreto es que no se cuentan con tomógrafos o resonadores magnéticos para atender a ciudadanos con obesidad mórbida.

Todas estas situaciones hacen que este proyecto sea de real trascendencia e importancia. Los trastornos alimentarios, las llamada comida chatarra y grasas trans, además de los avances tecnológico, hacen que nuestros niños pasen hora y horas frente a las computadoras haciendo poca actividad física, comiendo comida inapropiada haciendo que poco a poco la salud pública entre en estado de emergencia.

Solicitamos en consecuencia de los motivos que anteceden un tratamiento preferente al adjunto proyecto de ley que genere un acto de justicia y de prevención de futuros males mayores para nuestra sociedad.

Montevideo, 2 de julio de 2013.

RICARDO PLANCHON GEYMONAT
Representante por Colonia

Written by

Contador Público, vivo en Montevideo - Uruguay.

Filed under: LA SOCIEDAD y la COMIDA CHATARRA

4 Responses to "¿Impuestos a la Comida Chatarra en el Uruguay?, propongo que tendrían que existir y favorecer la comida sana."

  1. Hola Georgina. Me encantaría vender ensaladas de tomate, zanahoria y lechugas, pero no tengo ese negocio. Lo que sí tengo es lo que me enseñaron en la Escuela con los ejercicios de matemática, y me quedó el razonamiento. Si tu vives en un País como Estados Unidos, puedo entender tu razonamiento de que cada uno coma lo que quiera, total, cada uno se paga su salud o se muere solito. Viva la libertad!!!. Lo apoyo si de eso se trata. Pero si vivimos en Uruguay, en donde todo es una gran colecta social, y que los aportes no son iguales sino que les sacan más a unos que a otros en pos de una equidad, y en donde la Salud está en crisis y no alcanza los recursos, como ciudadano que aporto me interesa saber a dónde va ese dinero. Entonces si tu o quien sea come lo que se le canta, y luego la sociedad tiene que curarlo, y cada vez destinar más recursos porque la gente es irresponsable, ahí es cuando surge la necesidad de publicar ese post que tu tan amablemente lo leiste y además te tomaste el trabajo de hacerme llegar tu comentario. Por supuesto que puedes no estar de acuerdo, y aplaudo que no lo estés, yo no busco que exista unanimidad, sería muy aburrido el mundo. Saludos

  2. georgina says:

    Que cada uno coma lo que quiera, vos vendes ensaladas de tomate y zanahoria??

  3. Enrique Nogueira says:

    Me quedo con las hamburguesas de los carritos sin impuestos, aquellas que comiamos en el bar del este…

Leave a Reply

*